Bucles

Hasta los bucles más resistentes y flexibles tienden a perder la forma después de un buen revolcón. ¿Quieres conocer el truco para que el look aguante toda la noche? Atiende…

Para empezar

Utiliza un poco de espuma antes ¡y después! de secarte el cabello. Asegúrate de que la aplicas en las capas superiores e inferiores (si pones la cabeza boca abajo te resultará más sencillo distribuirla bien).

Bucles

1) Sujeta las tenacillas en posición vertical para ondular los mechones que enmarcan tu cara. No los trabajes desde las raíces, mejor a partir de la altura de las cejas y girando hacia fuera. Mantén la tenacilla durante siete segundos.

2) Enrosca los mechones con el dedo hasta curvarlos sobre sí mismos y sujétalos a tu coronilla con una horquilla. No pasa nada si algún pelillo sale disparado (no tienen que quedar perfectos).

3) (A). Repite todos los pasos por el resto del cabello, pero en esta ocasión gira las tenacillas hacia el interior de tu cara (al alternar el sentido de las ondas conseguirás que queden menos apelmazadas y tengan más movimiento). Cuando hayas terminado de anudarte los mechones a la coronilla, aplícate
un poco de laca fijadora. (B).

4) Espera cinco minutos antes de retirar las horquillas y pásate los dedos por el cabello para deshacer un poco los rizos. Vuelve a rociarte una fina capa de fijador.

El refuerzo

Los productos adecuados te ayudarán a pegar cuantos brincos te apetezca sin perder la compostura capilar: confía en un champú para rizos y escoge una espuma ligera y laca en spray que no apelmacen tu melena.

• Laca Ecológica Expressif de Clearé Institute (7,50 €)

• Espuma Rizos Perfectos de Pantene (4,35 €)

• Champú Expert Boucles de Franck Provost (750ml/6,49 €)

• Rizador Satincolor de Braun (57,95 €)

Fuente: COSMOPOLITAN