Bailar

El baile no sólo ayuda a quemar calorías en exceso, sino que también es un cardiovascular por excelencia que sirve como antiestrés.

Recuerda que para que tengas éxito debes ponerle pasión y agregarle intensidad.

Otro de los aspectos que motivan a “mover el esqueleto” es que tienes la opción de escoger entre los distintos ritmos que te sirven como ejercicio, como son: salsa, cumbia, cha cha cha, merengue, hip-hop, tango, flamenco, swing, danza del vientre, entro otros géneros.

Complementando las razones ya expuestas, es bueno que sepas que científicamente está comprobado que el baile te ayuda a bajar de peso, mejora los sistemas cardiovascular y respiratorio, así como los órganos digestivos, te da flexibilidad muscular, movilidad en las articulaciones, agilidad y coordinación física, propicia una mejora del tono de la piel, motiva la eliminación de líquidos y toxinas, fortalece la autoestima, elimina la flaccidez y reduce el estrés, ansiedad, depresión y tensiones.

La respuesta a cuál sería la dosis ideal, lo importante es tener cierta disciplina y determinación, por eso, lo más recomendable es asistir a una clase de grupo, ya que esto motiva a darle continuidad.

Si deseas hacerlo en la casa, debes mantener una constancia de por lo menos 3 veces por semana y como mínimo 30 minutos para quemar de 150 a 200 calorías, y una hora para quemar aproximadamente unas 500.

Es importante que uses un calzado cómodo y que te pongas ropa adecuada.

Si no quieres asistir a una clase programada, organiza un grupo en tu casa y te sentirás mucho más motivada a hacerlo.

Puedes adquirir un video con instrucciones o crear tu propia coreografía.

De igual modo, ten pendiente que es necesario que realices una rutina de estiramiento antes y después del ejercicio y consumir suficiente agua.

Actividades de baja intensidad

Desde la danza árabe, la salsa, hasta el hip-hop, entre muchas otras opciones.

Ellas involucran todos los grupos musculares importantes, y como son actividades de baja intensidad, se pueden mantener en el tiempo, lo cual logra que se aguante más sin notar cansancio.

A través de la realización de estas prácticas se logra trabajar la flexibilidad muscular y fortalecer las articulaciones; otro de los beneficios reconocidos que tiene el baile es que ayuda a reducir el estrés, puesto que la mente se mantiene concentrada en la coreografía y los pasos a ejecutar, lo que provoca que los problemas y las tareas por hacer queden rezagados a un segundo plano.

Cuerpo y mente se concentran en los pasos y la música.

Por Yannerys Paulino

Fuente: El Caribe