Latisse. Su principal componente se utiliza contra el glaucoma.

Saldrá este mes en Estados Unidos al precio de 120 dólares
La empresa farmacéutica Allergan , fabricante del popular producto antiarrugas Botox, sacará al mercado un nuevo químico de uso tópico que garantizará el alargamiento de las pestañas.

El medicamento, llamado Latisse, estrena portal de internet hoy (www.latisse.com ) y se prevé que esté disponible para su venta con receta en las farmacias estadounidenses en el mes de marzo, con un precio que rondará los 120 dólares (100 euros) por un envase mensual.

Las perspectivas de Allergan, compañía con base en Irvine (California), son de que su revolucionario químico estético supondrá unos ingresos medios de 500 millones de dólares anuales (416 millones de euros).
La compañía pretende obtener ingresos anuales de 500 millones de dólares con Latisse El departamento federal de control de fármacos y alimentos de EEUU, la FDA, dio el visto bueno a Latisse a finales de diciembre, y aprobó su uso como seguro para el ser humano.

En un principio, Latisse estará indicado para aquellas personas que sufran hipotricosis, una enfermedad congénita que consiste en la pérdida localizada de pelo, si bien la demanda será mayor por sus aplicaciones cosméticas.

Las principales compañías de ese sector han desarrollado numerosos productos para potenciar el alargamiento de las pestañas, un signo de atractivo según los cánones estéticos establecidos socialmente, con resultados discretos y no faltos de polémica.

Pruebas de alergia

Según las pruebas realizadas por Allergan y la FDA, Latisse consigue el alargamiento de las pestañas, un color más oscuro y mayor grosor, después de cuatro meses de empleo diario del producto.

El producto consigue también un color más oscuro y mayor grosor.

La sustancia se deberá aplicar sobre la línea de pestañas con un pincel que proporcionará el fabricante y no estará exento de efectos secundarios.

Los test previos indicaron que el fármaco podría causar un oscurecimiento reversible de la piel que entre en contacto con la sustancia química, así como un aumento permanente de la pigmentación marrón del ojo.

Otras consecuencias del uso de Latisse serían la irritación del globo ocular o incluso la aparición de vello en zonas que hayan entrado en contacto con el producto accidentalmente.

De hecho, expertos del mercado farmacéutico vaticinaron que Allergan podría estudiar posibles nuevas aplicaciones para Latisse, tales como la regeneración del cuero cabelludo, si bien la empresa no se ha pronunciado sobre las cualidades de la fórmula química de Latisse como crecepelo.

El principal componente de este producto es el bimatoprost, que ya distribuía Allergan bajo la marca Lumigan, que se utiliza contra los glaucomas y la hipertensión del ojo.

Fuente: 20minutos.es