La gastritis

La doctora en gastroenterología Jeanette Domínguez, del Centro Médico Moderno, define la gastritis como una inflamación de la mucosa gástrica que en la gastroscopía se ve enrojecida, presentándose de diversas formas: en imágenes rojizas, en flama o como hemorragia subepitelial.

Domínguez explica que además del estrés y el consumo excesivo de medicamento, otro factor que puede generar esta problemática de salud es la denominada bacteria helicobacter pylori, un microorganismo que genera en los pacientes dolor abdominal, náusea, agrura e intolerancia a ciertos tipos de alimentos.

La especialista clasifica la gastritis de varias formas, pero manifiesta que para ello se realiza una evaluación para cuantificar los daños y que luego se habla de gastritis erosiva versus gastritis no erosiva.

“En este caso, la gastritis erosiva se produce principalmente por medicamentos comunes, como: las aspirinas, los antiinflamatorios, la ingesta de alcohol, alimentos elevados en grasa, picantes, consumo de tabaco, ayunos prolongados y las pastillas con hierro”, señala.

Especifica que “las tabletas que contienen hierro son irritantes para el estómago y pueden producir gastritis de tipo erosiva, que son pequeñas lecciones en la mucosa gástrica, que se ven como pequeños puntitos enrojecidos.

La especialista explica que no necesariamente hay que decir que el paciente tenga un sangrado visible a consecuencia de ello, sino que “puede ser una hemorragia que se detecta como sangre oculta en el coprológico, lo cual constituye la consecuencia más frecuente de una gastritis de tipo erosiva”.

La gastritis no erosiva, en cambio, se produce por la bacteria helicobacter pylori.“Ésta se aloja en el estómago produciendo cambios en la mucosa gástrica que van desde una úlcera hasta un cáncer gástrico”. Los síntomas son inespecíficos.

Prevención

La gastritis no erosiva se caracteriza por determinados síntomas, como son: digestión lenta, sensación de llenura, acidez, vómitos, náuseas, dolor estomacal, etc.

Los alimentos juegan un papel importante en la prevención, tratamiento y desarrollo de las enfermedades del tracto gastrointestinal.

El paciente debe comer saludable porque la ingesta de alcohol, picante, tomates, chocolate, cafeína y alimentos que contienen mucho almidón, como la yuca y la batata, tienden a producir acidez.

Recomendaciones generales

Alimentos aconsejados

Lo recomendable es comer cocciones sencillas a la plancha, parrilla, horno o hervidas. Pueden incluirse pastas, arroz, papas, pan blanco, verduras cocidas y sin piel, frutas cocidas, en compota y en conserva; carnes magras, pescados, clara de huevo, quesos, lácteos desnatados, agua y bebidas sin cafeína. Debe suspender el café.

Ingesta con moderación

Deben consumirse sólo ocasionalmente las verduras crudas y flatulentas, el ajo, cebolla, tomate, pepino y pimiento; los productos integrales o muy ricos en fibra, las frutas con piel, verdes o poco maduras; leche entera, nata, mantequilla y los embutidos. Además, quesos fermentados y muy curados, chocolate, bollería, zumos de uva y cítricos.

Los que hay que evitar

El tratamiento para este mal dependerá de la causa, porque si su origen son los medicamentos, entonces hay que proteger la mucosa del estómago. Para ello, existen muchos medicamentos que pueden usarse como antiácidos. Evitar los alimentos que se mantengan a alta temperatura, la pimienta, mostaza, vinagre, alcohol y café.

Fuente: elcaribe.com.do